Inicio » Educación alternativa: escuelas Waldorf y Homescholling

Educación alternativa: escuelas Waldorf y Homescholling

Educación alternativa: escuelas Waldorf y Homescholling

Educación alternativa: escuelas Waldorf y Homescholling

Adiós pupitres, horarios y disciplina estricta. Las nuevas modalidades de educación se extienden y proponen métodos alternativos a las instituciones escolares. Su metodología busca educar con libertad y de manera más participativa. ¿Cuáles son las opciones? ¿Qué objetivos tienen y cómo funcionan?

Si la idea de que tu hijo pase la mayor parte del día sentado frente a un pizarrón no te gusta para nada, la educación alternativa puede ser una buena opción a la hora de elegir escuela. Cada vez son más los padres que buscan una pedagogía diferente que priorice los intereses de cada niño, su ritmo de aprendizaje y el contacto con la naturaleza.

“Cuando tenía que anotar a mi hija en el colegio primario, al principio visité escuelas comunes del barrio, pero ninguna me gustó”, cuenta Lucía Carmona, mamá de Amapola. “Las propuestas eran todas iguales, los horarios y la currícula muy estricta y poco creativa. Con el papá queríamos que tuviera una educación más libre, así que empezamos a leer sobre educación Waldorf y nos encantó. Hoy hace dos años que mi hija empezó en una Waldorf y estamos muy contentos de haber tomado la desición. Ella va feliz al colegio, se educa de manera integral”.

En la mayoría de las escuelas alternativas los chicos comparten actividades y no hay una división tajante por edades. Los docentes no funcionan como autoridades sino como guías y los espacios están diseñados para que los niños puedan moverse con libertad. Además, en vez de tizas y computadoras, los materiales didácticos suelen ser juguetes hechos a mano, huertas orgánicas y elementos nobles como maderas y lanas.

Camila Lynn, licenciada en Ciencias de la Educación, explica: “Lo positivo de este tipo de escuelas es la atencion que se le brinda al niño como individuo: se escuchan y se tienen en cuenta sus intereses y el tiempo de cada uno. Por otro lado, el vínculo con los docentes no es el de tener una autoridad impuesta y eso juega a favor. Sin embargo, en mi opinión, tienen una contra que tiene que ver con el sectarismo, la elite: no cualquiera accede a este tipo de educación y las escuelas suelen tener cuotas muy elevadas. Hay experiencias en escuelas públicas que buscan incorporar el método montesori y algunas cosas de la escuela waldorf, ese tipo de propuestas sí me parecen interesentes y más democráticas”.

La educación en casa – o homescholing- es una tendencia que se originó en EE.UU y aumenta cada vez más en nuestro país. Tiene como objetivo respetar las inclinaciones de cada chico y evitar que el sistema educativo tradicional coarte su libertad de creatividad y expresión. En EE.UU alrededor de 2 millones de chicos reciben este tipo de educación, mientras que en nuestro país rondan los 2 mil. El método: estudiar en casa bajo la tutela de los padres y rendir un examen a fin de año para tener un título oficial. “La educacion en casa no me parece que sea justo con los niños”, plantea Lynn. “La escuela no es solamente aprender contenidos académicos, sino que tiene que ver mucho con la socialización, la política y la construcción de ciudadanía. Y todo eso se aprende en un ámbito escolar”.

Método Montessori: Fue ideado por la educadora italiana María Montessori en 1912. Su objetivo es que cada niño desarrolle su potencial. Para eso el adulto lo que hace es observarlo y colaborar brindándole material didáctico y creando un espacio hecho a su medida, pero sin transmitir conocimiento de manera verticalista. El método Montessori parte de la idea de que cada niño construya su propio camino de aprendizaje.

Pedagogía Waldorf: Es un sistema educativo creado por el filósofo Rudolf Steiner, fundador de la antroposofia. Según esta filosofía, cada persona es una individualidad de espíritu-alma y cuerpo y se desarrolla en tres septenios hasta llegar a la madure: de 0 a 7 años, de 7 a 14 años y de 14 a 21. La idea de esta pedagogía es que los niños, para crecer, necesitan contacto con la naturaleza y tiempo. En este tipo de escuelas no hay exámenes, la educación está muy ligada al arte y a los trabajos manuales, y un mismo docente acompaña al grupo de primero a séptimo grado con el objetivo de conocerlo en profundidad y poder guiarlo de manera personalizada.

La escuela del futuro

En Finlandia se inauguró la escuela Saunalahti, que cambia el paradigma de educación tradicional, cada vez más criticado en todo el mundo. En esta escuela cada niño se sienta donde quiere y tiene libertad de movimiento, se alienta la comunicación, los grupos de trabajo y el contacto con el aire libre. “La educación es la clave para el desarrollo de un país”, dijo Harri Skog, secretario de Estado de Educación de Finlandia. En el país la educación es pública y gratuita y -al igual que en las Waldorf- un mismo docente acompaña a cada grupo durante los primeros siete años. ¿El resultado? Los estudiantes están entre los mejores del mundo, tiene un nivel de enseñanza de excelencia y el 92% del alumnado concluye sus estudios.