Inicio » Medicinas alternativas

Medicinas alternativas

En los últimos años numerosas corrientes de medicinas alternativas han llegado a nuestro país. Hoy es muy normal escuchar a una amiga que se va a hacer acupuntura para el dolor de espalda o que prueba con homeopatía para las alergias o empieza una dieta macrobiótica para sentirse mejor. Te presentamos diferentes opciones para cuidar la salud: acupuntura, homeopatía, osteopatía y macrobiótica. ¡Ojo! No son milagrosas, ni te vas a curar de la noche a la mañana. Siempre lo más importante es que escuches a tu cuerpo y sigas el camino que sientas más indicado, ya sea con la medicina alopática, alternativa o combinando ambas.

¿Qué es la homeopatía?

Es un método terapéutico que concibe la salud como el estado de armonía entre el cuerpo y la mente y con el universo que nos rodea. La enfermedad, por el contrario, es la presencia de un disturbio, que altera dicha armonía. De este modo, comprende al ser humano como una totalidad, inseparable en sus componentes. El ser humano es uno solo en cuerpo y en mente; en materia y energía que anima la materia. La medicación suelen ser globulitos, papeles o gotas derivados de componentes naturales. Dentro de esta disciplina encontramos dos corrientes:

  • Unicista: busca la curación con la utilización de “un solo medicamento por vez”.
  • Hahnemanniana: en honor a su creador, que combina diversos medicamentos para la curación.

Ambas trabajan sobre la Ley de Similitud, donde los medicamentos elegidos para tratar ciertos síntomas, son los que provocan esos síntomas en personas sanas. La curación no se da inmediatamente, sino que es un proceso. En caso de lesiones como artiritis deformante o cirrosis, la homeopatía, al igual que la medicina tradicional, no regenera los tejidos dañados, pero sí disminuye los síntomas y aporta mejor calidad de vida. En Argentina, todos los homeópatas deben ser médicos.

Sanar con la alimentación: Macrobiótica

La macrobiótica nació de la mano de George Ohsawa en Japón y se popularizó en Occidente gracias a su discípulo Michio Kushi. Está fundada en la medicina china sobre la filosofía del ying y el yang. No toma en cuenta sólo los valores nutricionales de los alimentos (vitaminas, minerales, proteínas), sino también sus valores vibracionales.

Como explica Perla Palacci en Macrobiótica para todos“Desde este punto de vista, nosotros recibimos vibraciones externamente a través de rayos cósmicos, solares, lunares, ondas sonoras, temperatura, humedad, las vibraciones de otras personas, de la música, los colores, etc. Internamente, las recibimos por medio de los alimentos, líquidos y sólidos”.  Cada alimento tiene más energía yin o más energía yang. El objetivo es encontrar el equilibrio. Este se logra a través de la siguiente combinación en la dieta cotidiana: 50% de cereales, 20% de vegetales, 15% de proteínas, 10% sopas, 5% postres.

La enfermedad se concibe como falta de armonía entre la mente, el cuerpo y el espíritu. La “desarmonización” de la energía provoca enfermedad y es una alerta para hacernos reflexionar sobre nuestra forma de vida, revisar la alimentación, la actividad física, la espiritualidad y la psiquis. La comprensión de lo que propone la macrobiótica no es solamente una forma de comer, sino una forma de vida.

Acupuntura y energía

Es una técnica de la medicina china tradicional milenaria, que a partir del siglo XX cobró mayor interés en Occidente. Se usan agujas muy delgadas para estimular puntos específicos en el cuerpo, que representan “meridianos” o caminos de energía en nuestro cuerpo que se encuentra trabada cuando enfermamos. El “yin” y “yang” se refieren a energías complementarias que deben estar en equilibrio, y el “Qi” es fuerza de vida.Basado en los desequilibrios de la energía, un acupuntor seleccionará los lugares específicos para estimular.

La Acupuntura brinda una visión integral del ser humano. Éste forma parte de un medio natural y social que lo rodea. De este modo, las enfermedades  (ese   desequilibrio energético que mencionan los chinos) pueden ser producidas por desequilibrios internos o externos. Por eso el médico acupuntor debe entablar un diálogo especial con el paciente que lo ayude a conocer sus contradicciones y características físicas, psíquicas y el entorno que lo rodea; aparte de realizar el diagnóstico etiológico occidental de la enfermedad. La Organización de Salud Mundial (OMS) lista encima de 40 condiciones que pueden mejorarse gracias a la acupuntura.

Medicina Manual

La osteopatía es una medicina preventiva y curativa cuyo objetivo es re-establecer la salud y el bienestar. Generalmente, se utiliza para mejorar dolores de espalda y del cuerpo, tanto óseos como articulares. Fue desarrollada por Andrew Taylor Still a partir de un sistema de diagnosis y tratamiento donde se pone una atención especial en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo.

Se basa en la creencia de que los huesos, los músculos, las articulaciones y el tejido conectivo no solo tienen la función evidente de formar parte de nuestro cuerpo, sino que desempeñan un papel central en el mantenimiento de la salud. Así, considera al organismo del paciente como una totalidad y por lo tanto pretende comprender a todo su ser. Se trabaja principalmente sobre las causas y/o los desequilibrios (problemas primarios) que causan el dolor y la enfermedad, en estructuras que se hallan muchas veces alejadas del lugar del síntoma.

Existen ocho principios básicos en la osteopatía: el cuerpo funciona como una unidad, no como un conjunto de órganos; la estructura de un órgano influye en su función y viceversa; el cuerpo posee mecanismos autorregulatorios; el cuerpo siempre busca su reparación, aunque la enfermedad altere ese esfuerzo; las fuerzas externas modifican la forma y función internas; el movimiento de fluidos corporales es esencial para el mantenimiento de la salud; los nervios juegan un papel crucial en controlar los fluidos corporales; y toda enfermedad se manifiesta de forma externa como síntoma somático.